Nuevos ecosistemas: de un «modelo push» a un «modelo pull» y por qué las tiendas emergentes pueden mejorar este último

Internet ha sido un punto de inflexión en la forma en que entendemos el pasar del tiempo, las distancias y la comunicación, democratizando la forma en que se comparte la información.

Dos interrupciones importantes han cambiado la forma en que entendemos el comercio minorista: la creación de gigantes tecnológicos y el empoderamiento de los nuevos consumidores.

Echemos un vistazo al escenario de los gigantes tecnológicos:

Apple  ha cambiado la forma en que nos comunicamos, tuvieron una visión: poner en nuestras manos el mundo. Lo lograron creando la idea de un teléfono inteligente y decretando el final de la era de Blackberry. Nunca tuvieron la intención de competir contra el Blackberry (el teléfono más famoso y un símbolo de estatus en ese momento), pero a principios del 2000, tenían una idea: un futuro completamente diferente para los teléfonos inteligentes. Apple lo imaginó como un dispositivo único para todos, no solo para hacer negocios. Hoy estamos concientes que los teléfonos inteligentes se han convertido en un dispositivo central en nuestras vidas.

Amazon ha cambiado la forma en que percibimos las compras: centrada en la disponibilidad y la velocidad, garantizando que los consumidores puedan encontrar casi todo en sus tiendas en línea y que reciban la compra en poco tiempo. Amazon también está cambiando la idea de tiendas físicas, ya que está aplicando a su concepto las mismas características de sus tiendas en línea: rapidez y puntos de contacto eficientes. De hecho, entre 2017 y 2018, las ventas en las tiendas físicas han crecido 197%.

Google ha pasado de ser un motor de búsqueda para ofrecer todo tipo de servicios, que aparentemente no tienen relación. Desde automóviles sin conductor hasta teléfonos móviles, esta compañía ha crecido para impactar nuestras vidas en casi todos los sectores de la industria. Por ejemplo, Google lanzó su servicio de fibra que conecta hogares con un servicio de Internet más rápido en algunas ciudades de los EE. UU., obligando a los proveedores de internet a bajar su precio y aumentar la oferta de la rapidez de la conexión. Google también está ayudando a construir una red de fibra, en partes del mundo donde para los gobiernos locales serían demasiado caro: «gracias a Google, para el año 2020, el 90% del mundo poblado estará cubierto por banda ancha para móvil». (cit. Las señales están hablando por Amy Webb). Tener una conexión a Internet y un teléfono inteligente significa que incluso las comunidades más remotas podrán estar en contacto con el resto del mundo. 

Facebook ha cambiado la forma en que nos relacionamos entre nosotros y ha establecido las bases para otras plataformas sociales. Como servicio gratuito, Facebook genera casi todos los ingresos de los anuncios; para Facebook, cada usuario es el producto. Esta es una gran diferencia si la comparamos con el modelo de negocio clásico. Facebook utiliza a los consumidores como producto extrayendo datos para crear un anuncio personalizado y aumentar sus ingresos.

Estos gigantes tecnológicos tienen en común algunas características que los hicieron convertirse en lo que son hoy:

  • Gestión de avanguardia,
  • Empleados involucrados y tratados como propietarios,
  • Identificación de tecnología disruptiva en el momento adecuado.

 La segunda interrupción importante, después de la llegada de estos gigantes tecnológicos, es el empoderamiento de los nuevos consumidores. Gracias a Internet y a las redes sociales, el flujo de comunicación ya no es unilateral entre empresas y consumidores:

  • solo 1 individuo puede influir ampliamente en otros consumos,
  • El acceso a la información se percibe como un servicio disponible las 24 horas,
  • La transparencia es imprescindible.

Como consecuencia, los consumidores son muy exigentes, esperan que las empresas sepan lo que quieren, no sólo en relación con el producto,  también con respecto a los servicios que lo rodean y desean que los involucren en los procesos de toma de decisiones vinculados a valores o decisiones que tengan un impacto ético.

Debido a los cambios en la forma en que las empresas hacen su negocio y lo comunican, el modelo de negocio utilizado hasta ahora era un modelo llamado “Push” (empujar), donde toda la decisión venía de adentro hacia afuera, colocando a la empresa al centro del sistema. En otras palabras, empujar los productos o servicios a aquellos que se consideran los consumidores correctos.

Sin embargo, un modelo el modelo llamado “Pull” (tirar) cambia la idea de centralidad que las empresas pensaban que tenían, y coloca al consumidor en el centro de cada decisión, tirando desde el exterior hacia el interior toda la información necesaria, conociendo realmente a los clientes.  Este modelo se centra en ofrecer productos hechos a medida para los clientes e integrando toda la información que desean conocer.

Es gracias a esta idea de venta minorista, donde el cliente se vuelve en el punto central de cada decisión de la empresa, que las tiendas pop-up son la herramienta perfecta para aumentar la comprensión de tus consumidores, conocerlos mejor y hacerles saber que entiendeslo que necesitan y cómo se comportan.

La flexibilidad de una tienda pop-up puede crear fácilmente un concepto que te permita recopilar todos los datos que necesitas para mejorar otros aspecto de tu negocio: tal vez estés pensando en lanzar un nuevo producto, una tienda emergente podría ser una forma discreta de probarlo; o un aspecto de tu producto o servicio no está claro y deseas escuchar las inquietudes de tus clientes. Tambien en este caso la tienda pop-up es ideal para lograrlo.

No importa cuáles sean sus circunstancias, este nuevo ecosistema obliga a empresas como la tuya encontrar nuevas estrategias para poner a los clientes en el centro de todo lo que hacen y con una tienda pop-up puedes lograrlo!

 

 

Contacta con nosotros