5 tendencias a seguir en el 2019: aún estás a tiempo!

Pioneros abriendo caminos: desde el  Marketing Experiencial a las emociones de los clientes

Desde el surgimiento de internet, muchas cosas en nuestras vidas han cambiado y durante la última década empresas de retail han estado luchando contra una doble transformación. Por un lado expandir su negocio en el mundo digital mientras por otro lado intentar reinventar sus espacios físicos.

Aunque algunas compañías han empezado a sufrir una especie de canibalismo, ya que sus consumidores compran más en tiendas on-line que en sus mismas tiendas físicas, la muerte de dichas tiendas físicas todavía no ha llegado realmente. Los retails más visionarios y precursores han podido leer las señales, entendiendo lo que necesitan los clientes y ofreciendo un nuevo valor a la compra que se hace en las tiendas físicas. 

El adviento de nuevas tecnologías siempre ha causado una ruptura en la forma en que vivimos, Internet no ha sido diferente y justo cuando nos estábamos acostumbrando a administrar nuestras vidas desde nuestros móviles, ha surgido la necesidad de experimentar cosas nuevas, de desconectar de internet y conectar con otras personas: experimentar y sentir emociones; estas necesidades crearon nuevas expectativas en los clientes hacia el concepto de retail tradicional. Hoy, para captar la atención y la lealtad de los consumidores, las marcas deben ofrecer  experiencias de sumersión, combinando lo digital y lo físico, utilizando tecnologías digitales para mejorar la experiencia física y los productos que ofrecen. En este punto es donde las tiendas Pop-up crean un valor añadido y las empresas no lo deben subestimar. ¿Qué es exactamente una tienda Pop-up? Es una tienda que ofrece un concepto innovador de la experiencia de venta, suele tener una vida propia corta, al tratarse principalmente de una experiencia única pero limitada.

El crecimiento de los servicios relacionados con experiencias, como ir a eventos, restaurantes y espectáculos, ha crecido 1.5 veces más rápido que el resto de los gasto personales; la conexión constante con las redes sociales ha reforzado el temor de perderse lo que está pasando (FOMO: fear of missing out), un temor particularmente sentido por los Millennials, la primera generación que ha crecido con los dispositivos móviles. La economía de las experiencias se caracteriza y potencia desde este miedo: los Millennials ahora invierten más en experiencias memorables, priorizando el tiempo para eventos altamente estéticos y en vivo, de hecho el 73% de esta generación dice que participar a un evento en vivo es una forma de expresión.

“El tiempo de los clientes es la nueva moneda, no el dinero.

Lo que compran es solo un recuerdo del tiempo que gastaron.”

 

Este escenario abre increíbles oportunidades para varios actores del sistema económico si logran aprovecharse de las ventajas de esta economía de la experiencia; en estos mismo escenarios las tiendas emergentes, que por ser nuevas logran, de forma más natural, moverse entre lo digital y la tienda física, pueden regalar la experiencia emocional que los consumidores están buscando. Los Pop-up, al ser tiendas efímeras, generan esa emoción que, cuando se comercializa  y comunica adecuadamente, puede capitalizar rápidamente la atención de las personas; primero a través de las redes sociales y luego a través del tráfico físico, ya que son eventos temporales y exclusivos.

Las tiendas Pop-up están demostrando cómo el retail puede ser revolucionario, ya que el interés y las necesidades de varios jugadores clave del sector retail se juntan: las marcas establecidas que deciden ir a Pop-up tienen una nueva gama de posibilidades para reinventarse y conectar con sus clientes, las nuevas marcas tienen un ambiente más natural para expresar su creatividad; las agencias de eventos una nueva gama de productos que ofrecer y los dueños de inmuebles una oportunidad para regalar una nueva identidad a sus espacios vacíos o no utilizados.

Determinamos pues que el retail no está muerto pero que las expectativas de los consumidores son más complejas que hace 20 años. ¿Qué debemos hacer? ¡Divertirnos un poco! Las tiendas Pop-up son la solución perfecta para ofrecer a los consumidores lo inesperado, jugando con la tecnología, el diseño, los conceptos, la creatividad y, sobretodo, con sus emociones.

Trailblazer nos muestra el camino: ¿qué está pasando en el mundo Pop-up?

5 tendencias en el retail de experiencias que influyen en los conceptos de las tiendas Pop-up:

1.Comportamiento Omni-channel: los clientes que compra usando más de un canal gastan 3 veces más que los que compran en un solo canal. La integración de ambos lo canales es esencial para no perder su interés, ofreciendo una experiencia holística y fluida. Los que se dedicaban únicamente al canal on-line han comprendido lo importante que es volver a los «orígenes» y relacionarse con los clientes, no solo para sorprenderlos sino también para conocerlos.

Vibbo: una plataforma en línea que vende ropa de segunda mano, decidió abrir una tienda pop-up para facilitar las transacciones entre las personas creando un espacio seguro donde intercambiar los productos, pero también  para crear una ocación para conocer mejor a sus clientes, ayudándoles con posibles preguntas sobre la plataforma,el usuarioy la experiencia en general.

2.E- como Experiencia, E- como Emoción: el 43% de los consumidores prefiere gastar su dinero en una tienda que ofrece una experiencia significativa o inesperada. Esto es debido al temor de perder la posibilidad de participar a eventos significativos, para en un segundo momento mostrarlo a los seguidores de las redes sociales y capitalizarlos con “Likes”; los consumidores están buscando constantemente eventos curados y altamente creativos.

Pantone, no sólo decide qué color está de moda si no también que sabor tiene: ¿Te has preguntado alguna vez a qué sabe el Millennial Pink? ¡Pregúntale a Pantone! Han salido de su modelo de negocio típico, arriesgándose a ofrecer a los clientes una experiencia gastronómica altamente “instagramable”, un Pop-up Café en Mónaco que ofrece un menú de pasteles, almuerzos, café y bebidas, con la marca del color y tonos característicos de Pantone. Cada verano, este Pop-up store crea mucha atención mediática en la prensa y tráfico en las redes sociales, lo que permite a Pantone tener una exposición diferente y llegar a una gama más amplia de consumidores. #tastethecolor

3. Hiper-personalización: las características demográficas son hoy borrosas, los consumidores no quieren ser agrupados por definiciones; quieren experimentar con su identidad y quieren ser tratados como individuos, sin importar la edad, raza, género, fe, tamaño o capacidad. Estos puntos son un desafío para empresas que desean centrarse en regalar «nuevas experiencias centradas en el cliente» basadas sobre la expresión personal, que ofrece productos y servicios que apoyan a los consumidores en el proceso de personificación, regalando una sensación de poder al consumidor. Compartir paradigmas culturales es tan importante como las características del producto, ya que el consumidor busca cada vez más servicios y productos que conecten con sus emociones, valores y aspiraciones.

Solve, una agencia creativa decidió reclutar a sus internos de una manera más creativa: ¡a través de una oficina Pop-up! Las ideas Pop-up son adecuadas no solo para las tiendas, también para todo tipo de empresas que deseen conectar con sus usuarios y consumidores de una manera diferente, adaptando la experiencia a cada persona. Solve creó una réplica de su oficina y la colocó en los recintos universitarios, dándole a los estudiantes un desafío de 5 minutos según su área de interés. Los participantes que obtuvieron buenos resultados fueron invitados a una entrevista y 2 de ellos fueron contratados. Este proceso personalizado de entrevistas triplicó el número de solicitantes y recibió una gran cobertura de prensa y redes sociales, a la vez que garantizó que Solve encontrara los candidatos que mejor encajaran con su cultura. 

4.Ah-hoc Retail: los consumidores son cada vez más conscientes del impacto que los productos que compran tiene en el medio-ambiente, el número creciente de personas que vive en las ciudades y la búsqueda de un estilo de vida más minimal han empujado a los consumidores a ser muy específicos sobre lo que desean y compran. Las compañías están pensando cada vez más en estrategias para ofrecer servicios y productos a medida de sus clientes, facilitando encuentros en sus barrios, entendiendo cómo viven y qué necesitan. Esto también ayuda a las empresas a recopilar datos sobre ellos, haciendo que la experiencia de compra sea más eficiente y evitando tener que lidiar con productos excedentes.

BarkShop Live, se vuelve micro: una tienda on-line de productos para perros como juguetes, abrió un Pop-up completamente dedicado a sus clientes peludos. Durante el evento se colocaba a los perros un chaleco que rastreaba sus movimientos y comportamiento para entender si apreciaban o no los nuevos juguetes. De esta manera, la compañía ha recopilado información útil para entender qué les gusta a sus consumidores (los peludos) y desarrollar productos adicionales. Al mismo tiempo se puso en contacto con los propietarios proporcionando consejos útiles basados ​​en los datos recopilados por los chalecos, creando un vínculo emotivo y fidelidad. #BarkShopLive

5.Ethos connection: los consumidores están más dispuestos a comprar los productos de una empresa que comparte sus mismos valores, o que está luchando o apoyando una causa que consideran importante. La transparencia es un valor muy importante, y gracias a Internet y a las redes sociales, los consumidores tienen la posibilidad de involucrarse más en los procesos de las empresas de las que son clientes. Los clientes quieren sentirse que «son parte de algo» que va con sus valores, en particular los Millennials están dispuestos a gastar más sobre un producto, si proviene de una marca sostenible. Las marcas están actuando entorno a este deseo, ofreciendo espacios comerciales para construir comunidades y conectarse a gracias a los valores compartidos.

Lush, su lucha no es solo contra el maltrato de los animales, sino que a través de un nuevo concepto Pop-up en Londres, ha ofrecido a sus consumidores una exclusiva gama de ropa y accesorios 100% orgánicos y de género neutros. De acuerdo con los valores de la empresa, algunas de las prendas presentadas fueron la promoción y el apoyo a causas relacionadas con cuestiones ambientales, de conservación, derechos de los animales e igualdad de género y otras campañas éticas. Una oportunidad única de profundizar la conexión con el cliente a través de los valores que motivan ambas partes.  #lovelush

 

Revelaciones para actuar, ¿qué sigue?

Si deseas que tu negocio crezca y quieres conectar con tus clientes, ten en cuenta estos puntos:

Por definición la tienda Pop-up se mueve entre el mundo digital y el mundo físico, creando el conjunto perfecto para ofrecer una experiencia omnichannel perfecta, un punto de contacto integrado donde el consumidor puede jugar con tecnologías como AR mientras toca los productos que desea comprar. 

Por estructura las tiendas Pop-up son tiendas con conceptos inesperados e innovadores, que atraen la atención de los consumidores al crear una experiencia mágica y temporal en la que la interacción cara a cara se optimiza recopilado datos, con el objetivo de crear productos y servicios aún más personalizados.

Por ubicación las tiendas Pop-up pueden conectarse con un micro grupo de la sociedad que la grande cadena de distribución nunca alcanzará. Salir y reunirse con los clientes en sus vecindarios, ofrecerles una experiencia Pop-Up vinculada a sus necesidades y valores, donde los clientes puedan pasar su tiempo libre, es una forma directa y muy personal de conocerlos y entender lo que les gusta y lo que es importante para ellos.

Tienes una idea y necesitas ayuda para desarrollarla? Contacta con nosotros, somos un grupo de expertos y creativos que te ayudarán a  realizar tus sueños.

 

 

Contacta con nosotros