¿Qué tan significativo es el exceso visual en el retail? Así es como una idea puede convertirse en un Pop-up exitoso antes y una tienda flagship después.

Según Sproutsocial.com, Instagram tiene mil millones de usuarios que acceden a la plataforma cada mes; el 50% de ellos controla su perfil y lo que comparten la gente que sigue todos los días. ¡Esa es una gran audiencia!

Aprovechando de la cultura visual dominante en la que estamos integrados, muchas marcas han podido demostrar que la «economía de Instagram» aún funciona.

Un ejemplo que queremos destacar es el caso del Museo del Helado- Museum of Ice-Cream (MIC). ¿Por qué este ejemplo es tan emblemático? Probablemente porque es la primera pop-up que muestra lo que es posible lograr con un lugar que no tiene un propósito funcional más que ser un lugar visualmente estimulante. Así es como una idea de pop-up se ha convertido en un negocio lucrativo.

El MIC abrió en 2016 la primera edición de su pop-up en Nueva York, debido al éxito abrirá pronto su ubicación principal en 558 Broadway en Soho, Manhattan. Este nuevo espacio tendrá  2.000 metros cuadrados, en 3 plantas. ¡Qué logro!

Desde la apertura del pop-up,el evento ha sido sido un éxito instantáneo: 30,000 entradas vendidas en sólo cinco días debido a las ganas de los usuarios de consumir experiencias.

 

¿Cómo lograron los fundadores hacer esto?

Maryellen Bunn y Manish Vora ofrecieron, con su pop-up, una experiencia inmersiva altamente curada, complaciendo el apetito público por escenarios con temas ya preparados para tomar fotos para Instagram.

Los resultados son duplices: una audiencia dispuesta a pagar 18$ después del lanzamiento y hasta 38$ para acceder la nueva flagship y una publicidad inmediata a través de «boca a boca digital”,  gracias a la gran cantidad de contenido creado por el mismo usuario y compartido en las redes sociales.

Los cofundadores no solo ha podido hacer un negocio basado principalmente en el  espacio en sí, sino que también ha podido crear una serie de productos derivados, iniciando partnerships con empresas como Sephora (creando una línea de productos de belleza basada en el concepto de los helados) y Target (creando una línea de ropa).

El MIC muestra cómo nuestra sociedad tiene un fuerte deseo por instalaciones multisensoriales, experiencias que después compartirán en las redes sociales. Los cofundadores pudieron recopilar una gran cantidad de datos, de los 1,5 millones de visitantes, para comprender mejor lo que quieren. 

¿Cómo se llamará este tipo de lugar, algo entre un museo y un espacio experiencial en el futuro? El cofundador Bunn dijo en una entrevista a Forbes que, después de largas conversaciones con el team, el nombre será «Experium, algo entre un museo y una experiencia, es la palabra correcta. Espacios y lugares para que las personas se conecten consigo mismas y con quienes los rodean«.

El ejemplo del MIC muestra que para crear una ventana emergente exitosa no es necesario tener un producto físico o un servicio. Una idea puede ser suficiente si puedes traducirla en un conjunto visual fuerte. Elegir el espacio adecuado, conectar la idea con él, trabajar en lo que el público desea: experiencia inesperada e inmersiva.

 

 

Contacta con nosotros